Prensa Digital

Publicado el 01-12-2015

Noticias / EL SINDICATO PIERDE PRESENCIA EN EL SERVICIO DE RECOGIDA Y LIMPIEZA DEL AYTO. DE LAS PALMAS

"La crítica es revolucionaria y hay que ejercerla sin temor"

Las pasadas elecciones del servicio de recogida y limpieza del Ayuntamiento de las Palmas el Sindicato ha retrocedido, a duras penas hemos mantenido la representación sindical, y la desafiliación es permanente, por tanto, ¿cuáles son las causas de este retroceso y de la pérdida de confianza en esta organización?

Básicamente se centran en la nula acción sindical entre la plantilla trabajadora, el abandono de las asambleas como método de trabajo y de organización en el centro de trabajo, la pérdida de tiempo y esfuerzos en guerras internas y la pérdida del escenario de lucha por los trabajadores en el centro de trabajo.

Nuestros delegados en el servicio de recogida y limpieza del Ayuntamiento de Las Palmas, no han sabido presentar propuestas organizativas y reivindicativas a los compañeros, no se han establecido debates ni se han impulsado luchas que agrupen y organicen a los trabajadores, ni se ha utilizado la profunda experiencia del Sindicato para luchar y organizar.

Cuando triunfamos y avanzamos es mérito de todos y todas, de nuestro esfuerzo y nuestra lealtad a la clase obrera, y cuando fracasamos también debemos entenderlo como un fracaso colectivo.

El Sindicato debe estar mucho más atento a la tarea de las y los delegados, debemos desterrar el amiguismo y la permisividad, debemos ser los primeros en denunciar en las asambleas a los y las delegados/as que abandonan sus obligaciones, a los que no representan con dignidad a este Sindicato, y a los que no tienen claro que el compromiso con el FSOC es un compromiso con la clase obrera.

Hay que corregir estas actitudes, la crítica es revolucionaria y hay que ejercerla sin temor, sin tibiezas. Ahora toca reconstruir la confianza en el Sindicato y eso es una tarea difícil, los trabajadores/as no perdonan con facilidad a quienes han traicionado sus expectativas, y hacen bien.

Lamentamos no haber estado a la altura como organización sindical, pero esto no es suficiente, debemos hacer que los responsables asuman sus errores y si no son capaces de hacerlo, deben dimitir.

 

Daniel Casal

Secretario Nacional del FSOC