Prensa Digital

Publicado el 27-01-2016

Noticias / NUEVA VICTORIA OBRERA: GANADA LA SENTENCIA FRENTE A LA DEMANDA DE LA EXPLOTADORA CLAUDIA MONTELONGO

COMUNICADO DEL PCPC Y LOS CJC: ¡GANAMOS LA SENTENCIA FRENTE A LA DEMANDA DE LA EXPLOTADORA CLAUDIA MONTELONGO!

La empresaria Claudia Montelongo, cabeza visible de la familia de explotadores Montelongo, ha perdido la demanda interpuesta, llena de falsedades y calumnias, contra los y las trabajadores/as despedidos/as y contra la militancia del PCPC, CJC, CUO y CCOO, que ejerciendo el más elemental deber de solidaridad se concentraron en múltiples ocasiones delante de las churrerías de esta explotadora, a la que además se le condena a pagar las costas del juicio.

A raíz de estas movilizaciones, esta burguesa, empieza, por un lado a pagar a cuentagotas las indemnizaciones debidas a los/as extrabajadores/as, a los que no les pagaba a pesar de tener cuatro sentencias en firme de los juzgados correspondientes, mientras que por otro, nos interpone una demanda por un delito de coacciones en el juzgado de instrucción nº 2 de Las Palmas de Gran Canaria.

Tras las contrareformas laborales, y la "Ley Mordaza", entre otras, Claudia Montelongo se cree tener el camino allanado para ejercer la represión contra la lucha obrera a través de la justicia burguesa, para lo que no duda en mentir tratando de enfrentarnos con la platilla de trabajadores/as que todavía trabajan en condiciones de sobre explotación y a los vecinos y vecinas, en su inmensa mayoría también de clase trabajadora.

El PCPC y los CJC decimos alto y claro que somos clase obrera y que nuestra razón de ser es la organización y lucha que eleve el nivel de la conciencia de clase, por nuestra emancipación frente a la explotación capitalista, jamás dejaremos que triunfe la maniobra empresarial de enfrentados a nuestro pueblo trabajador.

Esta victoria obtenida dentro de los aparatos judiciales burgueses es fruto de la movilización, de no doblegarnos frente al abuso patronal. La justicia del estado burgués no puede ignorar la realidad de que estábamos, estamos y estaremos siempre, allí donde la clase obrera nos lo demande, defendiendo los derechos conquistados tras décadas de lucha y solidaridad obrera. Con esta sentencia queda meridianamente claro que la calle, en este estado burgués, todavía sigue siendo nuestra, de la clase obrera, y que nunca debemos renunciar a utilizarla como medio para ejercer la solidaridad y organizar la lucha con el fin de destruir el capitalismo y construir una sociedad más justa en el socialismo-comunismo.

Una vez más se ha demostrado que:

¡LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO!