Prensa Digital

Publicado el 03-07-2016

Noticias / CC.OO: SINDICALISMO AMARILLO, QUE ACTÚA COMO LA PATRONAL

Comisiones Obreras incurrió en Fraude de Ley al realizar hasta 200 contratos a sus formadores para cursos. Hasta 5 profesores tuvieron cientos de contratos temporales con la Fundación Formación y Empleo de Euskadi, que depende de la central sindical, y demandan a la central para reclamar su condición de fijos discontinuos.
A finales de 2015, el sindicato ejecutó un ERE para toda la plantilla de la Fundación en Euskadi pero evitó incluirles.
Una sentencia descarta condenar a CC.OO. porque ha caducado el plazo pero dice que el sindicato incurrió en un fraude de ley

 

Varias personas que trabajaron durante años como profesores en la Fundación Formación y Empleo de CC.OO. en Euskadi han denunciado al sindicato: la central no les incluyó en el expediente de regulación de empleo que ejecutó a finales de 2015 para extinguir su centro de formación. Y eso a pesar de que encadenaron decenas de contratos temporales durante años, hasta más de 200 en uno de los casos. Los formadores, que son afiliados del propio sindicato, reclaman que se les considere empleados fijos discontinuos y, como tales, afectados por el ERE.

La Fundación Formación y Empleo (Forem) es una entidad adscrita a CC.OO. que gestiona orientación y formación para el empleo y que actualmente solo mantiene centros en Madrid, Ceuta y Melilla. A finales de 2015 presentó un ERE de extinción para sus centros de Euskadi en el que incluyó a toda su plantilla (a los que pagó 45 días por año trabajado), salvo a los formadores. Estos profesores no tenían contratos indefinidos: Forem contaba con ellos cuando celebraba los cursos y les formalizaba contratos por obra y servicio. Esta situación hizo que encadenaran decenas e incluso cientos de contratos en varios años.

Al menos tres personas en Vizcaya y otras tres en Guipúzcoa han demandado al sindicato. Reclaman su condición de trabajadores fijos discontinuos y que, por tanto, deberían haberles incluido en el ERE. "No contaron con nosotros para nada, somos los únicos que no nos enteramos de que estaban haciendo un ERE", dice una de las personas afectadas, que impartió un curso cuando el centro estaba a punto de cerrar. Uno de los trabajadores llegó a acumular 190 contratos en cerca de 20 años de trabajo. En otro de los casos fueron 78 contratos en siete años.

Hay varios juicios en marcha y una sentencia ya dictada, a la que ha tenido acceso eldiario.es, que da la razón en el fondo al trabajador pero que descarta condenar a Comisiones Obreras porque considera el asunto caducado. En este caso -el de un trabajador que fue contratado para impartir más de doscientos cursos durante veinte años-, el juez señala que Forem tuvo voluntad de "limitar lo más posible sus responsabilidades como empresario" de manera que trasladó "el riesgo empresarial derivado de una relación laboral estable al trabajador".

Este recurso a la contratación temporal para hacer frente a "necesidades permanentes" de la Fundación "constituye un ejemplo del fraude de ley (...) y cuya consecuencia es la transformación del vínculo laboral que une a las partes de temporal en indefinido". Es decir, la sentencia considera que la relación laboral que debería de reconocerse a esta persona no es fija discontinua sino indefinida ordinaria porque "los llamamientos se producían en cualquier época del año, su frecuencia era variable, pero en general se trataba de intervalos de pocos días". El juez también señala que el trabajador, que ha recurrido la sentencia, podía haber acudido antes a la justicia puesto que la situación se mantuvo durante años y que no hacerlo solo ha redundado en su perjuicio.

La secretaria de Formación de CC.OO. en Euskadi, Lole García, defiende que la contratación era adecuada y sujeta a derecho. "200 profesores han dado formación de forma habitual a lo largo de toda la actividad de la fundación, que funciona por subvenciones públicas. No se sabe la fecha cierta de las convocatorias ni había capacidad de prever qué especialidades se iban a aprobar. Sus contratos estaban sujetos a una actividad concreta de un plan concreto", asegura. García subraya que todos los contratos han estado finiquitados y que se trataba de la prestación de un servicio. Otras sentencias de casos anteriores, asevera, han avalado esta forma de actuar.

Las cinco personas que han denunciado al sindicato en Guipúzcua son afiliadas a Comisiones Obreras y, como tales, tienen derecho a atención jurídica. Es, por tanto, la propia central la que les está pagando un abogado externo para que lleve su caso y es quien abona las costas. En las próximas semanas tendrán lugar al menos otros cinco juicios.

Fuente: Ana Requena Aguilar - eldiario.es