Prensa Digital

Publicado el 11-06-2014

Tablón de anuncios / ARTÍCULO DE OPINIÓN

Ruben Vicco, Secretario de Política Internacional del FSOC

"ESTOS SON MIS PRINCIPIOS; SI NO LE GUSTAN, TENGO OTROS".

Ésta frase del cómico Groucho Marx, creo que refleja muy bien la forma de ser de un importante número de políticos, que opinan o actúan de acuerdo al rédito electoral y económico que le brinde cada situación.

Pudimos ver el pasado día 7 de junio en las manifestaciones que se realizaron en todas las islas Canarias, en rechazo a que se exponga al archipiélago a los riesgos de vertidos de petróleo, cómo, cuando conviene aglutinar al pueblo, ponen a disposición de éste, todas las posibilidades para lograr ese fin.

No hay dudas de que una inmensa mayoría del pueblo canario, rechaza las causas de éstos previsibles riesgos, que no es ni más ni menos que la codicia de una élite que defiende e impone el sistema capitalista, que a pesar de su nivel de riqueza, se han propuesto aumentar sin límites su ya descomunal patrimonio, a cualquier coste, poniendo a "trabajar" para eso a sus peones muy bien remunerados, que tienen en los órganos de gobierno, los cuales han llegado convenciendo a los pueblos que defenderán sus derechos, pero que una vez hecho el escrutinio, se ponen a las ordenes de los que le brindaron los medios para persuadir a una mayoría de incautos votantes.

Es importante resaltar que aproximadamente un 95% de las ganancias que brindaría un yacimiento de petróleo, se quedaría en manos de la empresa que lo saque a la superficie y la otra pequeña parte, iría para pagar algo de los intereses de los prestamos impuestos por la banca, por lo cual el pueblo, seguiría siendo un simple espectador de cómo por medio de la fuerza, se le despoja más aún, su ya ninguneada voluntad de decisión y su erosionada tierra por la especulación inmobiliaria, principalmente mega construcciones hoteleras, o sea que para el pueblo, son todos riesgos y ninguna esperanza.

Algunas de las organizaciones políticas que hicieron el "esfuerzo" para juntar a mucho pueblo, entre ellas algunas que se hacen llamar de izquierda y o nacionalistas, son las mismas que frenan o como mínimo silencian tantas veces otras convocatorias a los trabajadores para defender sus derechos, entre ellos los que se le han arrebatado con la nueva reforma laboral.
O las luchas en contra de las privatizaciones, o que no se mueven por los hijos de los obreros siendo que muchos de éstos, no tienen ya ni lo básico para alimentarse, las mismas que nunca se les ve reivindicar y homenajear a los caídos en el día de los trabajadores.

Las mismas que no abren la boca para condenar los atropellos del sistema, cuando intentan acallar la voz de los trabajadores con multas y represión, para que éstos acepten el orden establecido por los grupos económicos, aplaudidos y apoyados por algunos de los que en ésta oportunidad, ven que no les tocará ni un envase de plástico aunque éste, se haga con solo unas gotas del petróleo.

Dentro de unos meses, cuando llegue el momento de recurrir otra vez al pueblo para lograr los porcentajes necesarios con el cual lograr los escaños correspondientes, podremos oír a muchos de éstos "patriotas" que se "preocuparon" para que la gente tuviera la posibilidad de manifestarse, recordarle sus "desinteresados esfuerzos", haciendo valer en favor de su gente, la "democracia" y que seguro, necesitarán cuatro años más en el gobierno, para que las carreteras tiemblen por el rugir de los motores de los autobuses, si el riesgo planea sobre el archipiélago.

Por esto y mucho mas, es preciso que los trabajadores tengan en cuenta que teniendo a ciertos aliados, no es necesario tener enemigos; Que si los trabajadores se unen, ellos solos pueden, desde su madurez y determinación, resolver todos éstos problemas sin necesidad de esperar a que algunas "aves de paso" que hacen nido donde y cuando les conviene, se ofrezcan para "protegerles", por ejemplo comiendo algunos insectos que les perjudican, pero eso sí, siempre dejando intacta a esa raza de insectos, porque es la que les da vida a ellos.

Seguiremos luchando por un mundo justo, el cual será posible únicamente desde el momento en que la clase trabajadora, haga valer su descomunal mayoría para decidir su propio destino, sin explotadores ni explotados.

Y a tener muy en cuenta, que no es solamente una empresa petrolera la que se lleva por delante a los pueblos, ésta es una más, entre tantas que componen el modelo económico que nos ha tocado padecer.

Ruben Vicco.

Secretario de Política Internacional del Frente Sindical Obrero de Canarias.