Prensa Digital

Publicado el 14-11-2016

Noticias / LA TRAICIÓN DE CC.OO Y UGT A LA CLASE OBRERA EN EL CONVENIO DE HOSTELERÍA

"Deben dolerle las rodillas, debe ser una posición incómoda, pero es lo que han elegido. El amo manda, y mantener sus privilegios tiene un precio"

La miseria ideológica y sindical del sindicalismo amarillo ha quedado plasmada sin ambages en la reciente firma del Convenio Colectivo de Hostelería, es imposible arrastrarse más, claudicar más, rendirse más.

Deben dolerle las rodillas, debe ser una posición incómoda, pero es lo que han elegido. El amo manda, y mantener sus privilegios tiene un precio.

Ahora, ¿qué van a decirles a los trabajadores? Pero aun es más, ¿qué van a decirle los trabajadores a éstos? ¿Van a seguir apoyándolos en las elecciones sindicales, callados y sin rechistar? ¿Van a seguir afiliados a quienes velan sin descanso por los interese de la patronal?

No debemos cargar la responsabilidad solo a CC.OO y UGT por lo que hacen, ya es hora de que preguntemos a los trabajadores/as por su propia responsabilidad, por lo que dejan hacer.

¿Por qué no son denunciados ante las asambleas de trabajadores en el centro de trabajo? ¿Por qué no hay una importante campaña de desafiliación al sindicalismo amarillo? ¿Cuánto son capaces de aguantar situaciones como esta sin rechistar?

¿A qué están esperando?

Descalificar a estas centrales parasindicales es gratis y fácil, pero hay que ir más allá. Los y las trabajadores también tenemos responsabilidades en lo que hacen y en lo que les dejamos hacer.

Si seguimos callados y soportando, nada cambiará, todo seguirá igual, es al contrario, defender nuestra clase y nuestros derechos, es también tomar posiciones públicamente, es denunciar a quien se entregan a intereses distintos, a los que dicen defender, es dejar de dar apoyo y cobertura a quienes traicionan un día si y el otro también la clase obrera.

Para avanzar en el sindicalismo de clase, comprometido y honesto, tenemos que empujar todos y todas, hay que sacar de las filas del sindicalismo a los parásitos, a los señoritos, y para eso, no se puede seguir mirando hacia otro lado, hoy es el Convenio de Hostelería, ayer fue el acuerdo sobre las pensiones, o la limitación de la subida salarial... ¿qué seguirán aceptando los trabajadores/as en silencio?

Nosotros y nosotras, las y los del FSOC. No aceptamos bajo ninguna circunstancia que éstos representen nada, y se lo decimos en la cara, en cada ocasión:

 

¡NO HAY OTRA MANERA, O CON LA PATRONAL O CON LA CLASE OBRERA!
¡DECIDAN, NOSOTROS YA DECIDIMOS!


Secretaría Nacional